El DGP permite diagnosticar alteraciones genéticas en los embriones antes de ser transferidos al útero

En ocasiones, la dificultad para tener hijos no se debe a una causa de esterilidad propiamente dicha sino a que uno de los padres, o ambos, son portadores de algún riesgo genético para la descendencia

Para evitar este riesgo es posible analizar el contenido genético de los embriones antes de que estos sean transferidos, seleccionando los que no presenten la anomalía que nos preocupa.

  • El riesgo genético mencionado con anterioridad puede deberse a la existencia de algún gen alterado o a una reordenación cromosómica anómala o, simplemente, a que la edad materna o paterna aconseje analizar la carga genética de los embriones.
  • En Reprofiv disponemos de una Unidad propia de Diagnóstico Genético Preimplantacional, lo que permite dar un servicio inmediato y directo con las mejores garantías y unas condiciones económicas muy ventajosas.
  • Podemos estudiar cromosomopatías (translocaciones, inversiones…) y genopatías (fibrosis quística, corea de Huntington…) así como hacer análisis de aneuploidías en embriones y/o espermatozoides.